Marco Institucional

MITUR nació mediante el Decreto Ejecutivo N° 1, del 1 de junio de 2004, publicado en el Diario Oficial N° 100, tomo 363, de fecha 1 de junio del mismo año, mediante el cual, el Consejo de Ministros, modificó el Reglamento Interno del Órgano Ejecutivo, creando el Ministerio de Turismo y estableciendo, en su artículo 45-B, el ámbito de competencia del referido Ministerio.

El objetivo genérico, del MITUR, es la toma de decisiones eficaces y con respaldo de los sectores involucrados directamente, en el quehacer turístico del país, para que estas decisiones puedan implementarse de manera armónica. La gobernabilidad es un factor determinante, para el desarrollo organizacional sostenible, por lo tanto, la estrategia está orientada a promover y fortalecer la legalidad, legitimidad, representatividad, eficacia y transparencia de la función pública. Para garantizar la consecución de los objetivos y fines de esta Cartera de Estado, contemplados  en el Reglamento Interno del Órgano Ejecutivo, el Plan Nacional de Turismo, Ley de Turismo y Reglamento de la Ley de Turismo , el MITUR emite una serie de Acuerdos y Resoluciones que regulan todo el accionar operativo y administrativo de la Institución, ejerciendo, así, la Gobernanza otorgada por la Presidencia de la República, como integrante del Órgano Ejecutivo.

CORSATUR nace por Decreto Legislativo Nº 779, del 25 de julio de 1996, publicado en el Diario Oficial Nº 156, Tomo 332, del 23 de agosto de 1996. Así fue promulgada la Ley Orgánica de la Corporación Salvadoreña de Turismo (CORSATUR), la cual es una institución autónoma, de derecho público, en aquel momento adscrita al Ministerio de Economía, con la finalidad de promover los sitios más atractivos del país, fomentando la inversión extranjera y nacional, coadyuvando así con las políticas ambientales del Gobierno de la República y la cual ejerce su gobernabilidad mediante directivas generales que confieren unidad al funcionamiento del órgano administrador y su marco normativo específico, definido por su ley de creación, Normas Técnicas de Control Interno, Reglamento Interno y demás leyes aplicables, a los diferentes procesos que la actividad institucional conlleva.

Esta función es ejercida por un órgano especial, el cual variará sustancialmente, según el tipo de institución de que trate. En el  caso específico de CORSATUR, se ejerce mediante una Junta Directiva. El gobierno de CORSATUR está confiado a una Junta Directiva, la cual se conforma por ocho Directores propietarios y suplentes: Un Director Presidente, que será el Titular del Ministerio de  Turismo. Un Director representante del Ministerio de Gobernación. Un Director representante del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Un Director representante de la Secretaría de Cultura. Además, de cuatro Directores nombrados por el Presidente de la República, escogidos de cuatro ternas propuestas, por las asociaciones empresariales privadas, relacionadas con el sector turismo, integradas en la asociación de mayor representación empresarial y con igual número de Directores Suplentes. Estos asistirán con voz, pero sin voto, sustituyendo a los Directores Propietarios, únicamente en su ausencia, quienes serán nombrados en igual forma que los propietarios. Uno de los principales esfuerzos, realizados por el Ministerio de Turismo,  ha sido armonizar los intereses del sector público y privado, mediante la búsqueda de procesos que impulsen, políticamente, la administración de las instituciones.

ISTU es una institución autónoma de utilidad pública, creada el 13 de diciembre de 1961, su gobernabilidad se sustenta igualmente en una Junta Directiva integrada por seis Directores Propietarios y sus respectivos suplentes, así: un Director Presidente, nombrado por el Presidente de la República, un Director nombrado por el Ministerio de Turismo, un Director nombrado por el Ministerio de Relaciones Exteriores y uno nombrado por la Secretaría Nacional de la Familia, en el marco de sus respectivas leyes, las cuales fueron diseñadas y aprobadas en diferentes épocas y con distintas visiones, a tal grado que la Ley del ISTU ha sufrido modificaciones en reiteradas ocasiones. Las finalidades, de cada institución autónoma, requieren de tratamientos diferentes, dada su naturaleza y sus normas fundamentales.

Compartir

Boletín de noticias

Play Store App Store