Catedral Nuestra Señora de la Paz, San Miguel

El cálido departamento de San Miguel es un territorio de mucha riqueza arquitectónica e histórica. La catedral es el templo más representativo de esta ciudad popularmente conocida como “La Perla de Oriente”.

Su nombre oficial es Catedral Basílica Santuario “Nuestra Señora de la Paz”, lugar donde miles de fieles católicos le rinden honores a la patrona de la República de El Salvador, declarada así por el Papa Pablo VI el 10 de octubre de 1966.

Reseña de su construcción

Actualmente se ubica en el mismo sitio que ocupaba la antigua Iglesia Parroquial de San Miguel Arcángel, al frente de la plaza de “San Miguel de la Frontera”, conocida hoy como el Parque Guzmán.

Según los documentos eclesiales, la capilla colonial se construyó a mediados del siglo XVI, poco después de la fundación de la ciudad por Don Luis de Moscoso, fechada el 8 de mayo de 1530.

Tras la aparición de la imagen de la Virgen de la Paz en 1682 y el deterioro que ya tenía el santuario, las autoridades eclesiásticas decidieron construir un templo más grande que sirviera de oratorio de veneración a la Virgen.

La historia indica que el 21 de noviembre de 1862, el General Gerardo Barrios, presidente de El Salvador, colocó la primera piedra del templo. Se dice que él tenía la inquietud de dar una nueva imagen señorial a la ciudad de San Miguel, con la finalidad de trasladar a oriente, la capital del país.

Adela Guzmán de Barrios, primera dama de la nación, se encargó de buscar el arquitecto que diseñaría la edificación. Fue el ingeniero William Kirk, de nacionalidad inglesa, quien comenzó la obra.  Sin embargo, tras la muerte Barrios, el maestro de obra tuvo que abandonar el país por razones políticas, cuando apenas sólo se había construido la cripta y algunos cimientos.

El material principal que se utilizó fue piedra de origen volcánico popularmente llamado “malpaís” o “curruncha”, mezclado con arena y cemento.  Cuentan que los fieles acostumbraban cargarlos desde las faldas del Volcán Chaparrastique, organizándose así las famosas procesiones conocidas como “Entradas de Malpais y Arena”, las cuales dieron origen posteriormente a las “Entradas de la Reina de la Paz” que se celebran en la actualidad.

Con el pasar del tiempo y los trabajos inconclusos, el emblemático templo se elevó a catedral por decreto Papal de Pío X, el 11 de febrero de 1913.

El 21 de noviembre de 1921, monseñor Dueñas y Argumedo, en nombre del Papa Benedicto XV proclamó el Patronato de Nuestra Señora de la Paz y dio coronación pontificia de la imagen.

En 1926 se contrató una compañía metalúrgica de Bélgica  para la fabricación de la estructura metálica del techo y cielo falso. Tiempo después, la colocación de estos materiales estuvo a cargo del ingeniero filipino Alberto Gheraldo, quien comenzó la construcción de las torres del campanario y la colocación de la teja fabricada en la ciudad de Bruselas.

Años más tarde se firmó contrato con una fábrica de vitrales alemana, las cuales están colocadas en las capillas laterales del presbiterio y en la parte oriental de la nave central de la catedral. Los vitrales correspondientes a la fachada principal, el costado poniente y sur fueron fabricados en México.  Cada uno es una colorida catequesis de diferentes episodios bíblicos.

Cabe destacar que el altar es de mármol italiano y sirve de altar donde se entroniza la imagen de la Reina de la Paz.

La obra fue finalizada oficialmente en el año de 1962. Se inauguró el 21 de noviembre en el marco de las fiestas patronales a “La Reina de la Paz”.

Este magnífico templo tiene capacidad para 2 mil personas y se considera la segunda iglesia católica más grande del país.

El origen y devoción a la Virgen de la Paz

La historia narra que unos mercaderes hallaron una caja de madera sellada en las riberas del Golfo de Fonseca, departamento de La Unión, entre el 12 y el 14 de noviembre de 1682.

Sin saber qué traía en su interior, cargaron la caja en el lomo de un burro hacia la entonces Villa de San Miguel, la cual tenía cien años de fundación.

El relato popular cuenta que arribaron a la Plaza Central, hoy Parque Guzmán, el día 21 de noviembre. El animal misteriosamente se echó a tierra frente en este lugar donde también estaba situada la antigua iglesia parroquial.

Los lugareños procedieron a abrir la caja inmediatamente y encontraron que se trataba de una impresionante imagen de la Virgen María con un niño Jesús en brazos; nadie sabía qué nombre tenía.

Esa era una época de muchas revueltas por parte de los indígenas, mulatos, ladinos y mestizos en la población y, con la llegada de esta imagen preciosa, desaparecieron milagrosamente. Este es el motivo principal por el que fue llamada “Virgen de la Paz”.

Otros acontecimientos que ocurrieron y que incrementaron la devoción a la Virgen María en su advocación de “Reina de la Paz” son:

–   El 21 de septiembre de 1787 el volcán Chaparrastique hizo erupción. El recorrido de la lava amenazaba con llegar a la ciudad de San Miguel.

Los  lugareños en su angustia decidieron sacar de la iglesia la imagen de la Virgen en la puerta principal con oraciones que pedían su protección. Se dice que inmediatamente la lava tomó dirección al sur.

Luego de este milagro, en el cielo se formó una nube en forma de palma sobre el cráter del volcán.  Este detalle natural fue motivo para representar el milagro y colocar una palma en la mano derecha de la Virgen de la Paz.

–         El 2 de junio de 1903, un rayo cayó sobre la cúpula de la iglesia parroquial San Francisco, donde antiguamente se guardaba la imagen.

La historia relata que las chispas generaron un gran incendio y quemó totalmente el camarín y el vestido de la Virgen. La imagen, a pesar de haber quedado ennegrecida por el humo, no sufrió mayor desperfecto y quedó intacta; este acontecimiento fortaleció más aun la veneración católica de la época.

Cómo llegar

Dirección: 4ª Avenida Norte y 4ª Calle Oriente, frente al Parque Central Guzmán, San Miguel.

Si se conduce de San Salvador en dirección a San Miguel deberá recorrer la Carretera Panamericana (CA-1). Podrá hacerlo desde la Carretera El Litoral (zona de playas) o ya sea procediendo del desvío San Martín hacia Cojutepeque que es el mismo recorrido alterno para llegar al departamento de Usulután o San Vicente.  Desde San Salvador a San Miguel son 2 horas 30 minutos aproximadamente.

Rutas de buses:

  • San Salvador –  San Miguel: Ruta 301 desde la Terminal de Oriente.

Normal $2.50 USD

Especial $3.00 USD

Super especial $5.00 USD

 

Nota: En San Salvador podrá llegar a la Terminal de Oriente con la Ruta 42-A, 34, 140, 29 por $0.25 USD el costo de pasaje.

  • Normal $0.75 USDLa Unión – San Miguel: Ruta 324

Especial $1.00 USD


Más información

Teléfono: (503) 2661-1979

Información complementaria:http://www.alcaldiasanmiguel.gob.sv/iglesia.php


Ubicación satelital

Altura 764 pies

N 13°28.970´

W 88°10.569´

Compartir

Play Store App Store